Evangelización

Es hora de evangelizar.

Posts Tagged ‘oración’

Dame de beber

Posted by e2000 en 1 agosto, 2011

Tengo sedCada vez que escucho a alguien decir que la oración es un diálogo entre Dios y el hombre, siempre recuerdo el diálogo que mantuvo Jesús con la samaritana (Jn 4, 10). Una conversación interesante donde el tema principal es la sed. Jesús estaba cansado y con sed, era normal, había caminado mucho y la samaritana podía darle de beber. La samaritana buscaba agua para la vida diaria: para beber, limpiar, para higienizarse; y Jesús podía saciar su sed con agua viva.

Pero ¿Qué es la sed? Según la Wikipedia, la sed es el ansia por beber líquidos, causado por el instinto básico de humanos o animales para beber. Es un mecanismo esencial de regulación del contenido de agua en el cuerpo y uno de los primeros síntomas de deshidratación. Se produce por una carencia de hidratación o por un aumento de la concentración de sales minerales.

Y además explica: “Si el volumen de agua del cuerpo baja de un cierto umbral, o la concentración osmótica es demasiado alta, el cerebro induce la sed. Si la deshidratación continúa, se pueden originar una gran cantidad de problemas; los más comúnmente asociados son problemas neurológicos y problemas renales.”

La información es clara y concisa: si no bebemos, si no saciamos nuestra sed tenemos problemas.

Investigando un poco más me encontré con que la sensación de sed puede ser recibida por el cerebro desde varias vías, la principal son unos receptores en la boca que tiene el control de la sed y que al calmar nuestra sed con un sorbo de agua experimentamos un tremendo alivio y una sensación agradable. A veces lo que insta a beber es un estimulo local, al secarse las mucosas de la boca y la faringe.

Y que incluso la mayor parte de las veces bebemos sin tener necesidad de hacerlo. Basta eliminar una pequeña cantidad de agua para notar esta sensación. “Sólo con perder el 0.5% del total que hay en el organismo se tiene sed – afirma el doctor Gregorio Mariscal Bueno, experto en nutrición y dietética – . Si esa pérdida oscila entre un 1 y un 2% se siente sed intensa, si rebasa el 10% produce alteraciones graves en el organismo y, cuando alcanza el 20%, la deshidratación es incompatible con la vida.

Es muy significativo que incluso nuestro propio cuerpo nos evangelice, nos grite a viva voz que si no saciamos nuestra sed, nos debilitamos, nos enfermamos y desfallecemos.

Entonces vale la pregunta ¿qué esperamos? ¿Por qué no hacemos como la samaritana y en diálogo con Jesús le pedimos que nos de agua viva? ¿Por qué seguimos buscando agua que no sacia? Nuestra oración de petición es paradójicamente una respuesta. Respuesta a la queja del Dios vivo: “A mí me dejaron, Manantial de aguas vivas, para hacerse cisternas, cisternas agrietadas” (Jr 2, 13), respuesta de fe a la promesa gratuita de salvación (cf Jn 7, 37-39; Is 12, 3; 51, 1), respuesta de amor a la sed del Hijo único (cf Jn 19, 28; Za 12, 10; 13, 1). Catic 2561

Posted in Evangelización, Reflexiones | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Sed de Dios y sed del hombre

Posted by e2000 en 10 julio, 2011

¡Cuántas veces tuvimos que hablar sobre la oración! ¡Cuántas veces hemos orado! pero ¿Es fácil hablar de algo que hacemos o deberíamos hacerlo siempre? La oración es un impulso del corazón, afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, citando a Santa Teresa de Jesús y también enseña que es el encuentro de la sed de Dios y la sed del hombre.

Eso es precisamente el encuentro de Jesús con la Samaritana (Jn 4,10), es un encuentro de sedientos. Jesús llega cansado de la caminata y necesita beber, la samaritana busca el agua que necesita para su uso diario. “La maravilla de la oración se revela precisamente allí, junto al pozo donde vamos a buscar nuestra agua: allí Cristo va al encuentro de todo ser humano, es el primero en buscarnos y el que nos pide de beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos desea. CIC#2560

Cristo es el que inicia esta historia, es quien primero nos busca y lo hace justamente donde necesitados vamos a buscar nuestra agua. Junto a la cisterna de nuestro trabajo, al borde del pozo de nuestra enfermedad, en el aljibe de nuestros errores o pecados. Pero para que seguir, cada uno sabe cuál es el manantial donde busca agua para saciar su sed.

¿No deberíamos cambiar de pozo? ¿No deberíamos buscar en otro lado? Si conociéramos el don de Dios y quién es el que nos pide de beber, “Tú le habrías rogado a él, y él te habría dado agua viva” (Jn 4, 10). Nuestra oración de petición es paradójicamente una respuesta. Respuesta a la queja del Dios vivo: “A mí me dejaron, Manantial de aguas vivas, para hacerse cisternas, cisternas agrietadas” (Jr 2, 13), respuesta de fe a la promesa gratuita de salvación (Jn 7, 37-39; Is 12, 3; 51, 1), respuesta de amor a la sed del Hijo único (Jn 19, 28; Za 12, 10; 13, 1). CIC#2561

Ruego a Dios y a María Santísima por vos y por mí para que saciemos nuestra sed en Cristo, la Peña de Horeb, en ningún otro lugar.

Posted in Evangelización, Reflexiones | Etiquetado: | Leave a Comment »

La importancia de la oración

Posted by e2000 en 30 julio, 2007

La importancia de la oraciónAyer por la mañana escuchaba la siempre instructiva homilía del P. Oscar Varangot S.J. en la Parroquia Santo Mártires acerca de la importancia, la eficacia y el poder de la oración.

Confieso que me hizo pensar bastante todo lo que dijo, pero sobre todo me animó a escribir este post, porque aveces en el servicio de Evangelización Dosmil no le damos suficiente importancia al curso de oración que por gracia de Dios algunos hermanos están dispuestos a compartirlos con los que se lo pidan. Quizás las razones sean las mismas por la que muchos “cristianos” ya no oran, o si lo hacemos, lo hacemos mal, sin ponerle el corazón.
Por eso quiero animar a todos a que oremos unos por otros para que seamos personas de oración, a que aprovechemos todas las instancias de oración que nos propone la Iglesia, abriéndonos a la posibilidad de ayudar y ser ayudados por otros en este camino de oración.

Por último, para aquellos que arda en su corazón el deseo de evangelizar y que por distintas circunstancias no pueden hacerlo activamente saliendo a la calle o visitando casas, Evangelización Dosmil les invita a unirse a la Red de Oración, esta campaña de oración que la venimos impulsando desde el inicio de nuestra actividad consientes de que sin la ayuda de Dios nada podemos hacer. De esta manera estarás sosteniendo el esfuerzo de muchos evangelizadores que precisan de tu compañía en la oración y consiguiendo de Dios las gracias necesarias para que tantos corazones se abran a la Palabra de Dios proclamada.

Ánimo, Dios te escucha. Sigue orando.

Posted in Reflexiones | Etiquetado: | 9 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.